Salma Paralluelo Ayingono (Zaragoza, 2003), de madre guineoecuatoriana y padre español, es una deportista hispanoguineoecuatoriana que compagina sus estudios con el fútbol y el atletismo. Corrió y ganó su primera carrera con seis años. En el fútbol ha sido campeona de Europa​, y también del mundo con la Selección femenina de fútbol de España sub-17. En el atletismo  consiguió su primera medalla en categoría absoluta en el Campeonato de España de Atletismo en pista cubierta de 2019, al ganar el bronce en la prueba de 400 metros con una marca de 53.83s, récord de España en categorías sub 18 y sub 20.

Hasta los 13 años, Salma pudo competir en equipos mixtos pero desde los 14 es jugadora del Zaragoza Club de Fútbol Femenino, también fue convocada por la selección sub 17 y por la aragonesa. Pertenece al club de atletismo Simply Scorpio.

«Es muy duro compaginar el fútbol y el atletismo, pero son dos deportes con los que disfruto muchísimo».

Se expresa con pocas pero contundentes palabras: «Yo solo quiero seguir disfrutando, aún tengo dos años para tener que decidirme por un deporte u otro, de momento no siento la presión». Entrena cinco días a la semana y se despierta cada día a las cinco de la mañana para que le dé tiempo a estudiar y hacer los deberes.

El mundo del atletismo y el del balompié se disputan a una deportista que puede conseguirlo todo. Paralluelo es la atleta de la dicotomía; es muy buena en la pista, pero también destaca como futbolista. A la hora de elegir entre el fútbol y el atletismo, Salma, como recoge el diario As, tiene el corazón partido:

«No lo tengo claro, siempre tengo dudas. A veces pienso en decantarme por uno de estos dos deportes, pero a veces pienso más en el  otro. De momento, no lo tengo claro. Espero decidirme entre este año y el siguiente».

Salma forma parte de una nueva generación de atletas que demuestran la valía del deporte femenino y la igualdad de oportunidades que se debe conceder a las mujeres deportistas. 

Los dos amores de Salma aguardan su decisión mientras ella saca todo el provecho de su pasión. No entiende su vida sin el deporte. Si no se dedica a ejercerlo de forma profesional asegura que quiere ser entrenadora o periodista deportiva. Pero el destino de Salma apunta a algo más que comentar las gestas de otros. Ella escribirá las suyas.

No se sabe qué deporte elegirá la joven Salma Celeste Paralluelo. Probablemente, ni siquiera ella lo sepa. Pero mientras tanto, es una maravilla verla sobre el césped y la pista de atletismo.

Andrés Canuto Echube