Otro sitio más de Blogs de la Universitat de València

El nuevo coronavirus y la falacia del «Tercer Mundo»

Hace unas horas he leído una noticia y escuchado un vídeo que calificaría de nauseabundo. Dos médicos franceses plantean experimentar con una posible vacuna contra el nuevo coronavirus en África. ¿Nos hemos vuelto locos? Si la respuesta es no, habría que preguntar a esos médicos franceses ¿por qué en África, donde el número de muertos no supera los 300? Estas denigrantes maquinaciones profundamente racistas, y que parecen querer despertar los viejos fantasmas del pasado, se entienden cuando se analizan desde la óptica de «un mundo» que pretende erigirse sobre «otro»; donde uno se presenta como «el primero», y cataloga al otro como «el tercero». La concepción de un «tercer mundo» servil, cuyos habitantes pueden ser utilizados como cobayas de laboratorio, solo puede existir en la mente de un perturbado.   

Todo empezó en Francia. La expresión «Tercer mundo» fue acuñada por el economista francés Alfred Sauvy en su artículo «Tres mundos, un planeta» publicado en agosto de 1952, para designar a los países que no pertenecían a ninguno de los dos bloques que estaban enfrentados en la Guerra Fría, el bloque capitalista (Estados Unidos, Europa Occidental, Japón, Canadá, Corea del Sur, Australia, y Nueva Zelanda) y el bloque comunista (Unión Soviética, Europa Oriental, y China). Un «tercer mundo» constituído principalemente por países subdesarrollados, explotados y olvidados, al que el «primer mundo» capitalista y el «segundo mundo» comunista no prestaban atención.

Bueno, el nuevo coronavirus demuestra que no existe un primer ni tercer mundo donde, por ejemplo, poder huir y evitar un posible contagio. Es una perogrullada decir que todos los habitantes de la tierra formamos parte de un único mundo. Como ya lo dijo el presidente Pedro Sánchez hace unos días, «un virus nos recuerda la verdad más esencial: que somos todos iguales. Ciudadanos de un mismo mundo, expuestos a los mismos riesgos, las mismas esperanzas y las mismas necesidades. Las fronteras saltan por los aires cuando nos enfrentamos a la realidad de este mundo global en el que vivimos. Esas fronteras físicas e ideológicas que tienen mucho más que ver con abstracciones mentales que con la vida real de las personas».

En efecto, lo que puede perjudicar a uno, perjudica a todos. No podemos renunciar a la responsabilidad porque lo que hacemos o dejamos de hacer tiene buenas o malas repercusiones. ¿Tanto cuesta entender que todos los seres humanos nacen libres e iguales en dignidad y derechos y, dotados como están de razón y conciencia, deben comportarse fraternalmente los unos con los otros? ¿Tanto cuesta entenderlo y asumirlo? ¡¿Tanto?!

 

Andrés Canuto Echube

 

4 comentarios

  1. Joan

    Hola Echube! Cuando hablas de la invención del término tercer mundo por parte de Alfredo Suave para referirse a los países olvidados por ambos bloques, estaría bien profundizar para conocer si los dos bloques por igual adoptaron actitudes imperialistas, explotando los recursos de esos países para construir un norte más opulento, o si en cambio hubo diferencias significativas en las relaciones de estos bloques con el tercer mundo. No se si le explico. Estaría bien un post que explicase ese tipo de cosas! Un saludo y felicidades oorbel blog!

    • Andrés Canuto E. Echube

      Gracias por tu cmentario, Joan!! Un tema interesante y de investigación el que planteas. Lo investigaré y publicaré algo al respecto. Un saludo ☻

  2. Momedjo

    Hace miles de años que dejamos de ser «iguales».
    El coronavirus lo que nos está enseñando es que la historia de repite, desde que los del supuesto primer mundo (los blancos) tomaron el control, no han hecho más que arruinarlo todo y destruir no sólo vidas humanas, sino la naturaleza entera llevando sus enfermedades, guerras, matanzas, a todas partes que pisaban/pisan. En toda la historia humana, nunca se había registrado tantas pandemias y epidemias hasta que los del primer mundo salieron de sus cuevas. Por ejemplo, la viruela, fue una enfermedad devastadora en la «Europa»(no Afrika) del siglo XVIII, que se extendía en forma de epidemia matando y desfigurando a millones de personas. El coronavirus, está haciendo lo mismo. ¿Casualidad? No creo.

    • Andrés Canuto E. Echube

      Gracias por tu comentario, Momedjo!! Degraciadamente, la histotoria de la humanidad es una historia de dominación, de lucha de poder, de conquista, etc. No solo de Norte-Sur, sino también de Norte-Norte, y de Sur-Sur. Sin embargo, Hemos de trabajar todos juntos (africanos, americanos, asiáticos, europeos y oceánicos) porque este mundo en el que vivimos, sea cada vez más justo, igualitario y digno de vivir para todos los hombres de la tierra. Los errores del pasado nos pueden aleccionar a todos sobre qué no hay que hacer, o cómo no debemos relacionarnos; una vez tomado conciencia de eso, empezar a transitar por el sendero de la concordia y del mutuo reconocimiento. Un saludo ☻

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


¡IMPORTANTE! Responde a la pregunta: ¿Cuál es el valor de 11 6 ?

© 2020 echube's blog

Tema por Anders NorenArriba ↑